¿Qué es la sororidad?

El término ‘sororidad’ y derivados, como en «Saludos sororos», «En sororidad», hace alusión concreta a la solidaridad entre mujeres en el contexto patriarcal, esto es, en el contexto de un sistema social que no una parte de la consideración de que todas y cada una de las personas tienen un cerebro y una psique humanas (consideración comprendida por más gente en el siglo veinte que, aplicada a la organización social, daría sitio a sociedades no patriarcales), sino una parte de la falacia biologicista patriarcal, por la que se justifica organizar la sociedad dependiendo del sistema sexo-género, que parte por su parte de la clasificación básica de las personas en 2 conjuntos definidos por el hecho biológico de que se disponga de un pene o bien de un útero («sexo»; dejándose fuera además de esto cualquier otro hecho biológico relacionado con el sexo), y que le asigna a cada uno de ellos de los conjuntos un papel definido desde la ideología del Sistema, por el que el Hombre (el hombre en la visión patriarcal) es superior en todos y cada uno de los sentidos a la Mujer (la mujer patriarcal) y debe, por lo tanto, aceptar el control de la sociedad incluido del cuerpo de la Mujer («género»).
Dadas las violencias que la noción de Mujer ejercita contra las personas mujeres (y las que no lo son mas están asociadas socialmente a ese conjunto, como los que reciben el ataque de violencia verbal en la manera de la palabra «maricones» por quienes se sienten justificados para esto por el Sistema, puesto que se estima que son hombres que teniendo el derecho a ser Hombre prefieren ser Mujer, lo inferior; o bien los hombres capaces de entender que el Sistema es la brutalidad que es, que aceptan un punto de vista feminista, crítico con el Sistema y solidario/sororo con sus objetivos/víctimas), con la noción ‘sororidad’ se permite la acción humana de amor-respeto cara ese conjunto de personas inmerecidamente desacreditado, explotado, reprimido, oprimido. No hace falta «ser de la Familia», de la «Religión del auténtico dios», del «Partido conveniente», del «Ejército adecuado», no hace falta ser de un conjunto cuya identidad requiere y se justifica en la opresión de otros conjuntos (esto es, de un conjunto violento); desde la sororidad se entiende que quienes han sido desposeídas de su condición humana son objetivos del Sistema patriarcal, y se ofrece un apoyo para que cada quien pueda sobreponerse y decantarse por convertir su vida interior, su entendimiento del planeta y con esto el sitio que ocupará en el escenario de la sociedad. (Evidentemente, esta entendimiento, este apoyo no acarrea ceguera, puesto que entender es lo opuesto a no entender. No hay que olvidar, pese a la testaruda difamación a que someten al feminismo, que la herramienta de entendimiento feminista va unida siempre y en toda circunstancia a la autocrítica, puesto que se sabe bien lo de forma profunda que influye la cultura en la construcción de nuestra identidad/mente, que los inconvenientes exteriores tienen conexión con desde dónde y de qué forma contemplamos y entendemos las cosas por la parte interior.)
En la vida rutinaria, socialmente, edificar y unirte a las redes de sororidad implica compartir el análisis de los inconvenientes, la información, y dar apoyo sensible y sicológico desde la racionalidad empática, escapando de esta manera a los mecanismos aprendidos en el patriarcado de chantaje sensible, manipulación y dogmatismo vital. Individualmente, entender la sororidad es liberarse de la ruindad aprendida, y de la estupidez aprendida (de las violencias comprendidas y/o toleradas) y situarse en un nivel humano, de persona con una psique inteligente donde nacen las emociones unidas a lo que se entiende (inteligencia empática).

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *